Usamos Cookies en este sitio web para garantizar el mejor servicio posible. Es por esto que



Bruno Houssin nació en 1964 en la región de La Vendée (Francia).
Creció en una familia de carpinteros y ebanistas. Merced a ello, en la infancia, aprendió las técnicas de la construcción y para trabajar la madera. En la École Boulle de París, estudió Artes Aplicadas y Diseño de Muebles, al igual que Arquitectura de Interiores.
En 1987, tras viajar alrededor del mundo de la creación, fundó el estudio Zebulon en París.
Desarrolló un sistema de gama, que había de realizar Artemide, proponiendo objetos luminosos, lámparas e iluminación de atmósfera.
Como arquitecto de interiores y creador de objetos, despliega sus conocimientos en numerosos ámbitos. Algunos de sus proyectos de iluminación y decoración definieron nuevos estándares. El secreto de su éxito consiste en su determinación a la hora de experimentar: Houssin es un diseñador que experimenta. En cuanto creador de espacios, es un innovador en el arte de la puesta en escena (VIA, Megalit y Artemide). Sabiendo como sabe qué necesitan los arquitectos, inventa soluciones destinadas a la iluminación realista. 

 

A partir de 2003, sus artículos salen a la venta con su propia marca: Bruno Houssin Design. Su filosofía creativa ahora se centra en el diseño ecocompatible, con el que espera abrazar los factores del desarrollo sostenible: justicia, ecología, economía de medios y aspecto social. El criterio consiste en incorporar la preocupación por el entorno en el proceso de desarrollo del producto, lo antes posible y en cada paso de la producción. Entre los mismos figuran la calidad, el control de los costes, jornada laboral, seguridad, higiene, transporte y ahorro energético. Si deseamos que disminuya el impacto de las actividades humanas en el planeta, dicho enfoque es obligatorio. Houssin critica a la sociedad de consumo y la producción frenética de objetos efímeros. Diseñar un objeto, implica inscribirlo en una relación con el tiempo. Por esta razón, sus creaciones deben obedecer a una lógica de resistencia y duración. Fue su trabajo en el sector de la iluminación y, en particular para Artemide, lo que lo volvió consciente de las cuestiones vinculadas a la energía y lo que lo llevó a orientar su labor hacia soluciones ecocompatibles. Sus creaciones se distinguen por sus formas delicadas y sus líneas puras. Tal como observa el propio Houssin: “Hay que limar una idea hasta llegar a lo esencial”. Insiste en el diálogo de calidad entre el creador y el fabricante. Y opina que el diseñador debe adaptarse a los métodos de producción. En base a sus convicciones, tomó parte en el proyecto 2007-08 Eco design Burgundy & Brittany timber programmes, que reunió a diseñadores y responsables. Cree que su papel consiste en explorar las posibilidades que ofrece la producción local, de buena calidad, en lugar de favorecer la producción industrial masiva.